EDUCACIÓNMATERNIDAD

Receta para superar los celos

posted by mamatupuedes 16 Mayo, 2016 8 Comments
celos hermanos mamatupuedes

Durante el embarazo de mi hijo pequeño, su hermano no parecía muy contento… no quería tocar la barriga y no tenía reparo en decir una y otra vez que él no quería ningún hermano, llegó a proponernos que al nacer se lo regaláramos a mi hermana que aún no tiene hijos. El panorama no era muy alentador.

celos hermanos

Pinterest

Puestos en el peor de los escenarios empezamos a pensar qué podíamos hacer para que todo fuera un poco mejor pues a medida que el embarazo transcurría y no podía hacer con él determinadas cosas (o las hacía con más dificultad… ) las llamadas de atención aumentaban. A todo esto se sumaban, como os imaginaréis, los mensajes catastrofistas de los opinólogos (gente que disfruta intentando que entres en pánico contando historias, tal vez inventadas, sobre primas, amigas o vecinas que están sufriendo los terribles celos entre hermanos) 

celos hermanos

Empezamos a leer (un poco asustados por la que nos venía encima… ) y de primeras encontramos los típicos consejos: háblale con mucho cariño para que sepa qué va a ocurrir, pídele opinión sobre la decoración del cuarto del hermanito, ropa o juguetes ya que él es el mayor… a nosotros nuestro hijo nos decía directamente que él era un bebé y no quería ni hermano nuevo, ni ser mayor. 🙄 La verdad es que cuando te quedas embarazada esperas que tu hijo lo viva con la ilusión que tú (adulto e iluso) lo vives, entre otras cosas porque eres capaz de imaginar su futuro juntos y sabes lo que van a disfrutar el uno con el otro, a ellos, en cambio, ilusión lo que se dice ilusión que no les hace. 

celos hermanos mamatupuedes

Pinterest

Que sientan celos cuando viene un hermanito es algo natural. Lo raro sería que no lo hicieran. Evitarlos es algo imposible, Carlos Gonzalez explica muy bien que “Los celos entre hermanos, sobre todo pequeños, son naturales y responden a la necesidad instintiva de preservar el vínculo de apego seguro con los padres ante “un rival” que antes no existía. Los celos suelen ser mayores cuanto menor es la diferencia de edad, porque el mayor todavía necesita lo mismo (brazos, mimos, compañía constante) que el pequeño, y por tanto la competencia es mayor”. En su libro “Bésame mucho – Cómo criar a tus hijos con amor” usa el ejemplo de una pareja adulta:

Imagine que su marido se presenta en casa una tarde con una mujer más joven: «Querida, te presento a Laura, mi segunda esposa. Espero que seáis amigas. Como es nueva y se siente extraña, le tendré que dedicar mucho tiempo, espero que tú, que eres mayor, sabrás portarte bien y ayudar más en casa. Ella dormirá en mi habitación, para que me sea más fácil cuidarla, y tú tendrás una habitación para ti sólita, porque ya eres grande. ¿A que estás contenta de tener tu propia habitación? Ah, y compartirás con ella tus joyas, claro. » ¿No estaría usted un poquito celosa?

Mucho más fácil entenderlos ahora, ¿verdad?

A partir de los 4 meses la cosa empeora porque el bebé ya no come y duerme la mayor parte del día, ahora sonríe, interactúa y reclama atención, ahora sí que es cuando empiezan los celos de verdad. Aunque adore a su hermano tiene momentos en los que intenta llamar la atención de formas varias, desde rabieta, llantos, desafíos… además todo esto se agrava si estás fuera de casa y ¡sola!

celos hermanos mamatupuedes

Pinterest

En este post sólo os cuento mi experiencia, lo que estamos intentando llevar a cabo, algunos días con más éxito que otros pero siempre teniendo estas recomendaciones en cuenta, para nosotros es como una receta y aunque ninguna es perfecta en una cocina ajena, aquí va la nuestra por si os sirve de inspiración  😉

RECETA PARA SUPERAR LOS CELOS

  1. Échale un kilo de paciencia. ¿No he descubierto mucho eh? Pues con paciencia y sabiendo que esto también pasará ya tenemos el 80 por ciento ganado. Si entendemos los sentimientos de nuestros hijos y comprendemos que no hacen nada porque sí y que sólo manifiestan sus frustraciones nos será más fácil superar esta racha. Al final todo pasa y las situaciones estresantes en las que pensamos “tierra trágame” también lo harán.
  2. Una cucharada de sinceridad. Son niños pero entienden más de lo creemos , prometerles que nada va a cambiar será inútil pues la realidad acabará por imponerse. Es mucho mejor ser sinceros y explicarle que TODOS nos estamos adaptando a una nueva situación, que el bebé es muy pequeño y no puede hacer las cosas solo, por lo que debemos ayudarle y dedicarle tiempo también a él.
  3. Ponle un puñado grande de mimos y cariños para que no se sienta desplazado y que vea que él también es importante, muchas veces los hacemos mayores antes de tiempo y ellos también nos necesitan. Dosis altas de cariño pueden con todo.
  4. Añade el mayor tiempo posible juntos, si intentamos que se impliquen poco a poco y en lo que les apetezcan, siempre sin forzarle, empezarán a descubrir por sí mismos lo divertido que es tener un hermano/a en casa. A mi hijo el baño le llamaba mucho la atención y siempre quería ayudar, cuando empezó el peque a dar sus primeros grititos y estar más despierto nos pidió bañarse con él así que compramos un adaptador de bañera y desde los dos meses los bañamos juntos, es un momento muy especial para ellos, el mayor ayuda a bañar a su hermano y el peque patalea, le da grititos y disfruta muchísimo.
  5. Añade un tiempo a solas con él, es bueno intentar (en la medida de lo posible) reservar un poco de tiempo en exclusiva para él, que os acompañe a hacer la compra, ve a recogerlo solo del colegio y que pueda durante el trayecto contarte su día sin tener que compartir atenciones con el nuevo hermano. 
  6. Aparta las comparaciones, es difícil pues se hacen desde la ternura y sin ninguna mala intención pero no sirven más que para empeorar la situación. Evita comentarios del tipo “hay que ver que simpático es este niño, ¡su hermano no se reía tanto!”  Con esto solo conseguiremos que el niño deduzca que el bebé es más simpático, lo cual no va a calmar sus celos, mientras que si decimos “mi hijo se pasa el día sonriendo” el contenido es el mismo pero sin necesidad de comparar con nadie. 
  7. Échale otro poquito de reflexión, déjale que se exprese con naturalidad sobre sus sentimientos hacia el bebé. Durante la rutina diaria seguro que hay momentos en los que notas que a tu hijo le afectan determinadas cosas, que se siente molesto, se le escapan malas contestaciones, te pone cara de enfado, llora sin venir a cuento etc. Todo esto es normal e inevitable, en el momento, en plena rabieta quizás es más difícil hablar tranquilamente con él, pero es bueno reservar un rato al día para que nos cuenten cómo se han sentido. A nosotros nos está sirviendo al ir a acostarlo hablar tranquilamente con él, le dejamos que se exprese con naturalidad sobre las situaciones vividas, a mi me sirve decirle por ejemplo: “entiendo cómo te sientes, yo también me sentía así cuando llegó mi hermana a casa, es normal, no te preocupes papá y mamá están aquí y siempre lo estarán, tu eres único y especial para nosotros…” Me sorprende la madurez con la que es capaz de hablar de sus emociones, hay veces que nos dice claramente que está triste porque mamá no podía soltar al bebé y cogerlo a él y se ha enfadado pero va a intentar no hacerlo más porque quiere mucho al hermano, una mezcla de emociones que son demasiado para un niño tan pequeño, ¡¡Bastante bien lo llevan!! 
  8. Un puñado grande de humor, cuando reina el caos y estoy desbordada me sirve reírme con él de la situación, quitarle hierro al asunto porque es mejor reír que llorar (aunque en algunos momentos no falten ganas 😉 ) A veces hago como si hiciera magia y me salieran dos brazos más (me convierto en madre-pulpo) o si por ejemplo me llama desesperado con toda la intensidad de un niño de 3 años y no puedo ir, hago como si fuera una vaquera y le echo un lazo, él se ríe y viene solo. Esto nos funciona bastante bien para relajar el ambiente, también os digo que tiene 3 años y medio, con más lo mismo me pregunta si estoy bien de lo mío.
  9. Por último, aparta las contradicciones, los comentarios más insignificantes tienen a veces un impacto grande en los niños. Si estamos intentando que vean lo bonito de la nueva situación y que no sientan celos de su nuevo herman@ debemos intentar no poner al bebé como excusa cuando no podamos hacer algo con él, usando frases como “no puedo ir contigo porque estoy bañando al hermano”, usar por ejemplo,” claro que voy a ayudarte en 15 minutos termino y estoy contigo”, de esta forma dejamos al bebé fuera de juego y cambiamos la implicación de él en la resolución del problema.

Pues estas son las cosas que no están sirviendo, unos días más que otros, para sobrellevar el tema de los celos en casa.

Como lecturas para vosotros, por si os interesa, os recomiendo El cerebro del niño, un libro extraordinario que explica desde el punto de vista de la neurociencia cómo es el cerebro de los más pequeños. 

Para los peques hay muchos cuentos que tratan sobre la llegada del hermanito, como siempre una herramienta estupenda para prepararlos antes y durante. Dedicaré un post a los que hemos leído con nuestro hijo por si os sirve.

Por último una frase que leí y que me parece resume muy bien esta etapa en la vida de nuestros hijos 

Mientras el amor circule a raudales dentro el circuito emocional de la familia, y siempre que cada hermano o hermana se sienta único y amado de un modo especial por sus padres, se crearán las bases para establecer vínculos fraternos amorosos y sólidos.

 

 

8 Comments

Aprendemos con mamá 16 Mayo, 2016 at 13:07

La verdad que los niños lo pasan muy mal cuando son pequeños. Incluso a veces pensé si hice bien en no esperar y dejar más años para que dedicara los cinco primeros años dedicados al mayor. Pero lo echo echo está. Hay que evitar regañar si le hace algo el mayor y paciencia a raudales jejejeje

Son graciosisimas las fotos de los niños, jajaja

Reply
mamatupuedes 16 Mayo, 2016 at 13:13

Yo también lo pensé! Son muy pequeños y nos necesitan mucho aún… pero bueno también tiene cosas estupendas que se lleven poco tiempo. Mucha paciencia y amor que todo lo cura! Gracias por pasarte, un beso

Reply
Car 16 Mayo, 2016 at 20:37

Me ha encantado! Gracias siempre por tus buenos consejos! !👏👏👏👏👏

Reply
mamatupuedes 16 Mayo, 2016 at 21:03

Gracias a tí por pasarte! 🙂

Reply
nuriarg 18 Mayo, 2016 at 23:26

me ha encantado tu post!! fui hermana mayor y todavía recuerdo que de pequeña “no quería ” a mi hermana… todo de ella me daba celos y es algo que me preocupa para cuando vaya a por mi segundo… espero tenerte en mente!!

Reply
mamatupuedes 18 Mayo, 2016 at 23:41

Hola Nuria! Yo también fui hermana mayor 🙂 y me cuenta mi madre que también lo pase regular…
Nosotros estamos en plena operación celos y la verdad que da mucha penita porque los pobres lo pasan mal… pero bueno son el mejor regalo que podemos darles! Mucha paciencia! Gracias por pasarte!

Reply
Mi Bebé Regordete 2 Junio, 2016 at 11:26

buff! A finales de agosto nacerá mi pequeña y el hermano mayor tendrá 2 años y 9 meses…
EStoy intentando ser positiva, sé que será dificil pero con dosis de paciencia y mucho mucho amor, cariño e intentando poner palabras a todo ¡creo que podremos! 😀 😀

ains ese es el propósito!! Hay días que me lo creo más que otros.

Odio el comentario de la gente de “¡es normal, ya se le pasará!!” Si eso significa que no le vas a apoyar, escuchar … buff me duele el alma.

Reply
mamatupuedes 2 Junio, 2016 at 13:34

Ya verás que si! Hay momentos difíciles y es verdad que el “ya se le pasará no consuela nada”…. yo creo que saber que habrá momentos complicados y aceptarlo ya nos ayuda bastante. Mucho ánimo!! Cuando los ves a los dos compensa todos los momentos complicados 🙂 Gracias por pasarte

Reply

Deja un comentario

Follow mamatupuedes